En una sesión relám­pago, la Comisión Permanente del Con­greso Nacional decidió con 13 votos a favor convocar a la Cámara de Diputados para una sesión extraordinaria a fin de tratar el pedido de desafuero de Carlos Portillo. El juez penal de Garantías Gustavo Amarilla remitió la solicitud a la comisión en la mañana del miércoles, por lo que fue convocada de inme­diato una sesión extraordi­naria para establecer, a su vez, el llamado a la Cámara Baja.

Portillo está imputado por el Ministerio Público por trá­fico de influencias, asocia­ción criminal y soborno. El caso fue abierto tras la divul­gación de los audios de una conversación con una fun­cionaria, a quien el legislador aparentemente amenaza con utilizar sus influencias para perjudicarla.

El pedido de la sesión extraordinaria para el mar­tes 16 de enero a las 10:00 fue planteado por el diputado Mario Cáceres, lo que fue aprobado por mayoría con 13 votos a favor. La decisión será comunicada al presidente de la Cámara de Diputados, Pedro Alliana, por parte del secretario parlamentario, Arnoldo Wiens, designado en remplazo de Sixto Pereira, quien se encuentra con per­miso por viaje.

Por otra parte, no se descarta la posibilidad de que sea pre­sentado el pedido de pérdida de investidura del diputado Portillo, tal como se realizó en la Cámara de Senadores con Óscar González Daher, quien también está imputado por tráfico de influencias.

La fiscala Liliana Alcaraz, quien lleva el caso, solicitó, además del desafuero, el arresto domiciliario para el parlamentario, asumiendo que existe peligro de obstruc­ción a la investigación. Igual­mente la agente requiere la prohibición de salir del país y una caución real que el juz­gado considere pertinente.