El Dr. Víctor Hugo Espí­nola Chena, especia­lista en Psiquiatría de Infancia y Adolescencia, señaló que con una consulta oportuna y acompañamiento profesio­nal se podrá conocer el perfil psicopático del paciente. Esto a raíz de los casos violentos y tragedias familiares que tie­nen como denominador común trastornos como la depresión, conductas agresivas, psicosis, ansiedad, crisis existenciales y las tendencias suicidas entre la población joven y personas que sufren algún tipo de frus­tración sentimental.

La Fundación Tesãi tiene en su plantel médico a 3 reconocidos especialistas de vasta trayec­toria y prestigio en la región, como los doctores Víctor Espí­nola Chena, Dra. Pamela Fer­nández de los Ríos y la Dra. Mónica Torales de Wattiez.

"Estamos mal en salud men­tal. Las patologías más comu­nes son la depresión, los tras­tornos de ansiedad, la psicosis, ocurren hechos muy violentos, aumentan los suicidios, desór­denes psicopatológicos. Es triste saber que muchas muer­tes se pueden evitar", expresó el Dr. Espínola. Los factores condicionantes como las dro­gas, la ingesta de bebidas alco­hólicas, el desempleo, el desá­nimo y la desesperanza, lleva a muchas personas a cometer locuras, sin pensar en las terri­bles consecuencias.

Drogas, bebidas alcohólicas, desempleo, desánimo y la desesperanza llevan a muchas personas a cometer locuras.foto: gentileza
Drogas, bebidas alcohólicas, desempleo, desánimo y la desesperanza llevan a muchas personas a cometer locuras.foto: gentileza

Refirió que el materialismo y la sociedad de consumo imponen nuevos patrones de conducta, generando exclusión, discrimi­nación y resentimiento social que a la larga se constituye en una bomba de tiempo. A todo esto se suma la mercantiliza­ción de la mujer como objeto sexual, afirmando que hay una propensión a denigrar el valor y la esencia de la misma, con propagandas y mensajes con alta dosis de erotismo.

Otra característica funda­mental es que en una socie­dad machista y patriarcal los hombres no perdonan las trai­ciones ni las infidelidades, por lo que un individuo aparente­mente racional e inofensivo puede manifestar conductas autodestructivas.