Autoridades de la Universidad Nacional de Asun­ción (UNA) declaran cese de actividades académicas y administrativas en la alta casa de estudios hasta el 23 de noviembre. La decisión fue tomada durante una sesión extraordinaria del Consejo Superior Universi­tario (CSU), a fin de acom­pañar el reclamo de reajuste salarial de los funcionarios y protestar contra los recortes a la institución en el Presu­puesto General de la Nación 2018, manifestó Abel Bernal, rector de la UNA.

El rector, vicerrector y los decanos decidieron respal­dar el pedido de aumento salarial para los funcionarios y por mayoría de votos acep­taron la petición de los mis­mos de suspender las labores los días martes 21 y miércoles 22 próximos, para acompa­ñar la sesión de la Cámara de Senadores, donde se tratará el presupuesto de la univer­sidad nacional.

"El CSU, después de un amplio debate que duró 3 horas, decidió declarar, a par­tir de la fecha (ayer), el cese de las actividades administrati­vas y académicas hasta el jue­ves 23 de noviembre", indicó Bernal y explicó también que la resolución de suspensión de actividades dio potestad a los consejos directivos de cada facultad a decidir cómo se puede responder a los ser­vicios urgentes. Esto signi­fica que las 12 facultades, el rectorado e incluso el Hospi­tal de Clínicas, que depende de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM), suspenderá desde hoy hasta el jueves sus actividades.

En el caso de las facultades, todos los exámenes finales o parciales quedaron sus­pendidos a partir de ayer al medio día. En el caso del rec­torado, los afectados son los egresados, ya que quedaron suspendidos todos los trá­mites de títulos, además de las graduaciones que estaban programadas.

En cuanto a Clínicas, los sindicatos anunciaron que acompañarían el paro y que los servicios se verán resen­tidos, mientras que las ciru­gías y estudios especializados serán reprogramados para el próximo año.