Ayer, el Ministerio Público formuló imputación contra Antonio González, dirigente deportivo vinculado a un esquema de supuesta trata de personas, por las figuras penales de explotación sexual y laboral.

Esta mañana, la fiscal Teresa Martínez, de la Unidad de Trata de Personas, explicó a la 970 AM que la orden de captura de la prisión preventiva queda a cargo del juzgado de Garantías de Luque y que la aprehensión del mismo debe ser efectuada por la Policía Nacional, siempre y cuando González no se presente a declarar de manera voluntaria.

Adelantó la agente de la Fiscalía que están analizando una ampliación de la imputación, por pornografía y otros hechos. “Iniciamos la investigación por trata de personas, pero estamos analizando más evidencias”, acotó.

En ese sentido, recordó que producto del allanamiento realizado a la sede del club en cuestión, se encontraron varios DVDs y documentos de fichajes. En relación al material audiovisual incautado, indicó que -según pudieron ver inicialmente- se trataría de pornografía infantil.

Ya son cinco denunciantes

Por otra parte, mencionó que hasta el momento son dos las personas que radicaron denuncia formal ante al Ministerio Público pero reveló que hay otras tres víctimas que estarían denunciando en las próximas horas cada caso. “Preliminarmente ya me hablaron. Son supuestos casos de acoso, maltrato y estafa”, dijo.

“Normalmente, cuando esto toma estado público, todas las personas que no denunciaron o reclamaron en su momento. Ahora empiezan a hablar. Nosotros debemos ir decantando cada caso para saber cuál corresponde o no a nuestra unidad”, concluyó.

Allanamiento

Una comitiva encabezada por la fiscala Teresa Martínez allanó el lunes la sede del Club Rubio Ñu de Luque por supuesta trata de personas. El operativo se realizó luego del escándalo sexual que involucra al supuesto dirigente Antonio Rufino González y al futbolista Bernardo Gabriel Caballero.

La agente fiscal incautó documentos que vinculan a jugadores menores de edad del club. Igualmente se confiscaron teléfonos celulares, películas de contenido erótico y proyectiles de armas de fuego.

El allanamiento se realizó tras denuncias de supuestos casos donde son retenidos en contra de su voluntad dentro del club. Este tipo de hechos no solamente afectarían a futbolistas del club Rubio Ñu de Luque, sino también a otras instituciones deportivas que también serán intervenidos, de acuerdo a la fiscala Martínez.