Un Boeing 747-200 blanco había sido retenido el 21 de setiembre de 2006 en el Aeropuerto Guaraní, proveniente de Bolivia y propiedad del ciudadano francés Pierre Serge Gallipon, por supuestamente haber entrado al país sin cumplir con los requisitos legales, según la Dirección de Aduanas. Incluso trajo de cargamento un vehículo lujoso y una motocicleta.

Según su propietario, la aeronave carguera fue traída a Paraguay para ser pintada, porque según su testimonio en aquel momento en Bolivia las condiciones climáticas eran adversas. Indicó que la pesquisa le causó graves daños. Dijo además que los vehículos a bordo los trajo al país porque los utilizaban para desplazarse vía terrestre desde Bolivia a Paraguay.

El propietario del avión confiscado ganó un juicio contra la Aduana por el procedimiento ocurrido, lo que generó pérdidas patrimoniales al mismo. El veredicto benefició a Serge Gallipon con la puesta a punto del avión para volver a volar, cuyos costos, además de los gastos por aparcamiento de la aeronave durante 10 años en el aeropuerto Guaraní, deberían ser absorbidos por la entidad nacional.

Copia del fallo que dice que “está firme” a favor del propietario del avión en el caso.
Copia del fallo que dice que “está firme” a favor del propietario del avión en el caso.

Incluso, hace poco la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia dictaminó que el fallo favorable al propietario del avión está firme y ejecutoriado, por lo que se inició el proceso en Aduanas para permitir el retiro de la máquina. Solo quedaría que la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (DINAC) dictamine la liberación del canon correspondiente a los años de permanencia del avión en la pista del Aeropuerto, según el fallo judicial.

Según fuentes de la Dinac, en cuestión de semanas, estaría listo el dictamen al respecto, salvaguardando los intereses patrimoniales del Estado paraguayo.

Al ser liberado, el avión volaría al Aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz de la Sierra Bolivia, para su utilización comercial.