• POR ALFREDO PAREDES
  • Periodista
  • alfredo.paredes@gruponacion. com.py

El Paraguay, a pesar del crecimiento sos­tenido que tiene en su economía, es uno de los paí­ses más atrasados en cuanto a infraestructura, ya sea en el sector vial, educación, salud, agua y saneamiento, entre otros.

Según datos del Ministerio de Obras Públicas y Comu­nicaciones (MOPC), el Para­guay cuenta con un déficit en infraestructura que es com­putada en aproximadamente US$ 21.000 millones debido a una falta de políticas de inver­siones desde hace varios años.

En los últimos años, el Estado paraguayo regis­tró un crecimiento en las apuestas económicas des­tinadas a infraestructura, en su mayoría de carácter vial, además de servicios de agua potable, entre otras. La necesidad de mayor inver­sión en diversas obras hará que la circulación de dinero tome un mayor dinamismo, lo que generará un retorno económico importante para el Paraguay.

El titular del Ministerio de Obras Públicas y Comunica­ciones (MOPC), Ramón Jimé­nez Gaona, en relación a la necesidad de obras de infraes­tructura del país, explicó que desde la cartera de obras se viene ejecutando una serie de proyectos en varios rubros.

Comentó que el mayor volu­men de los trabajos encara­dos pertenece a las tareas viales que demandan un gran porcentaje de las inversiones destinadas al total de los pro­yectos. La infraestructura en cuanto a agua potable y alcantarillado sanitario es otro segmento que requiere mayor inversión. "La única manera de salir adelante es haciendo inversiones que generen y lleven al país a una situación donde la calidad de vida sea mejor de la que tene­mos, y así producir también mano de obra", manifestó Jiménez Gaona.

AGUA Y SANEAMIENTO

La directora del Ente Regu­lador de Servicios Sanitarios (Erssan), Cristina Muñoz, afirmó que la cobertura de agua potable es escasa mediante la iniciativa del sec­tor privado, ya que es muy poco el retorno sobre la inversión que realizan, vía tarifa.

Señaló que el Estado es el que, en una gran mayoría, realiza las inversiones para cubrir el servicio de agua potable en el país, que a la fecha cuenta con el 77% de cobertura a nivel país.

El MOPC es el rector de los proyectos que se llevan a cabo y es el que busca los mecanis­mos de inversión para avan­zar con las obras de infraes­tructura que son necesarias en gran parte del Paraguay.

Ramón Jiménez Gaona, Cristina Muñoz y Emilio Gill.
Ramón Jiménez Gaona, Cristina Muñoz y Emilio Gill.

"Como representante del ente regulador soy consciente de que se hizo mucho en este rubro, pero falta mucho para que la población tenga un ser­vicio más acorde a las nece­sidades. El servicio de agua potable es una necesidad básica que debe tener todo ciudadano del Paraguay", manifestó la titular de la Ers­san. En cuanto a tratamiento de efluentes de agua y alcanta­rillado sanitario, existe sola­mente 12% de cobertura y este es el rubro que más necesita desarrollarse.

Explicó que es muy necesa­rio y urgente realizar inver­siones en estas áreas para que el Paraguay pueda mejo­rar en estos aspectos. Agregó que cada dólar invertido en el rubro de agua y saneamiento, se registra un retorno de US$ 4, 7 en prevención de salud.

En el Paraguay existe aproxi­madamente 4.400 sistemas de servicios de agua potable, incluido la Empresa de Servi­cios Sanitarios del Paraguay (Essap) y las diversas aguaterías que operan en el país.

OBRAS VIALES

El presidente de la Cámara Vial Paraguaya (Cavialpa), Emilio Gill, destacó el esfuerzo que viene reali­zando el Estado paraguayo en su afán de desarrollar obras que generen beneficios al país mediante nuevas rutas o aper­turas de caminos en las zonas más necesitadas.

Señaló que entiende las limitaciones económicas del Estado para cubrir las obras necesarias mediante los fondos genuinos. Hizo mención de la importan­cia de los diversos créditos otorgados por las entida­des bancarias reconocidas a nivel mundial como el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Agen­cia de Cooperación Inter­nacional del Japón (JICA), el Fondo de la OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID), entre otras.

El uso de los bonos, la imple­mentación de las nuevas herramientas de financia­miento como la ley de APP y la de Llave en Mano, van a dar un impulso importante para el desarrollo de nuevas obras, sobre todo que den un retorno considerable a la economía del Paraguay.

Según datos de la Unidad Eje­cutora de Proyectos (UEP), dependiente del MOPC, durante el 2017 se utilizó el 74% de los fondos externos disponibles para que la car­tera de obras pague los certi­ficados de obras. (Ver Info).

Gill manifestó que dentro del progreso que se ha regis­trado en los últimos años, es necesario un mayor acompa­ñamiento en más proyectos con fines de desarrollo de la infraestructura vial.

"Mediante las nuevas rutas, son beneficiadas miles de ciudades que tienen nuevas oportunidades de conexio­nes con otras y progreso de las mismas cuando el sector productivo saca sus frutos para los diver­sos mercados del país. El desarrollo de rutas siem­pre va a generar progreso al país", expresó el presi­dente de Cavialpa.

­