El Banco Central del Paraguay (BCP) pre­vió un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 4,3% al cierre del 2016, cifra que cada vez se confirma con los datos preli­minares, ya que la actividad económica cerró en 11 meses con una expansión acumu­lada de 4,6%. De acuerdo a los datos del Indicador Mensual de la Actividad Económica del Paraguay, la actividad eco­nómica volvió a mostrar una expansión significativa de 6% en noviembre del 2017.

Según explicaron desde el BCP, en el desempeño económico de la activi­dad productiva incidieron principalmente el buen com­portamiento del comercio, la industria manufacturera y la generación de energía eléc­trica por parte de las bina­cionales.

"Al interior del sector de los servicios se destaca el comer­cio, favorecido por la buena dinámica de las importa­ciones y de la producción manufacturera. Además, sobresalen las actividades de transporte, servicios finan­cieros, servicios a los hogares y los servicios gubernamen­tales", argumenta el informe.

El Banco Central señala que dentro de la industria manu­facturera las actividades de mayor incidencia fueron la producción de carne, elabo­ración de aceites, bebidas y tabacos, producción de mine­rales no metálicos, así como la de papel y cartón, elaboración químicos y plásticos, además de textil y prendas de vestir. "El crecimiento en estas acti­vidades se vio parcialmente atenuado por las caídas en la producción de azúcar y pro­ductos metálicos", aclara en su comunicado.

La generación de energía eléctrica de las binacionales, luego de 7 meses de regis­trar bajas en la producción, observó un repunte en su producción, favorecida por el buen caudal hídrico del río Paraná, menciona el reporte.

Finalmente, el indicador de la actividad, que excluye a la agricultura y a las binaciona­les, presentó una variación interanual de 6,0%, lo que acu­mula un crecimiento de 5,8% en 11 meses del año pasado.

En general, las proyecciones en promedio para el Para­guay en el 2017 fueron de 4,2%, lo que fue en aumento, incluso superó los 5%. Los organismos internaciona­les, como el Fondo Moneta­rio Internacional (FMI) y el Banco Mundial, al igual que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destacaron en varias ocasiones el trabajo macroe­conómico del país, en un escenario más complejo.

A esto resaltaban el desacople de Paraguay de sus principa­les socios, como Argentina, que vivía una serie de incer­tidumbre, y Brasil, con una fuerte recesión y problemas económicos.