Conductores de camiones de carga anunciaron que su estructura de costos de transporte sufrirá un aumento a raíz del incremento del precio del gasoil. Criticaron al gobierno por la decisión y lamentaron la falta de un mecanismo regulador estatal para el precio base que cobran por sus servicios.

Diego Bogarín, representante del Gremio de Transportes de Carga, mencionó esta mañana que la suba del precio del carburante no solo afecta de manera negativa a su sector, sino que a toda la ciudadanía.

“El efecto dominó llegará hasta la canasta básica, así como a nosotros nos afectará como trabajadores y transportista”, aseveró.

Alegó que supuestamente el gobierno tomó una decisión impulsada por cuestiones electorales, la “cual la ciudadanía no tiene por qué pagar”, según argumentó. Bogarín ignoró el factor determinante sobre el incremento del precio internacional del petróleo.

“Subió de golpe el precio. Esta vez nos golpea mucho. No puede ser que suba siendo que en el otro lado del mercado el precio está bajando”, agregó.

Por otra parte, manifestó también que su rubro no posee un mecanismo estatal de regulación de estructura de costos, por lo que cada transportista se asigna una tarifa, según sus propios gastos.

“Nadie controla un precio base del flete, por lo que ahora nosotros debemos determinar los nuevos precios”, dijo al destacar que hoy cobran G. 260 la tonelada por kilómetro.

“Hay organizaciones que hace meses nomás solicitaban G. 350 por la tonelada pero con este reajuste ese precio debería ascender hasta los G. 440”, acotó.

El Equipo Económico Nacional (EEN) decidió aumentar el precio del diésel común en G. 440 guaraníes el litro a partir de hoy, con lo cual el nuevo costo del pasaje convencional y diferenciado se incrementará 200 y 300 guaraníes, respectivamente, desde el lunes 15 de enero.