Washington, Estados Unidos | AFP

El presidente Donald Trump usó palabras ofensivas el jueves durante un encuentro con congresistas sobre la reforma migratoria, al preguntar por­qué Estados Unidos debe aceptar a personas proce­dentes de "países de mierda".

El mandatario se reunió con senadores y legisladores en la Casa Blanca para hablar sobre una propuesta biparti­daria que limitaría la reuni­ficación familiar y el llamado programa "lotería de visas", a cambio de evitar que cientos de miles de jóvenes indocu­mentados sean deportados.

"¿Por qué todas estas perso­nas de países de mierda vie­nen aquí?", preguntó Trump, según contaron fuentes al diario The Washington Post. El periódico The New York Times dio a conocer la misma información, citando a per­sonas cercanas al encuentro.

El presidente se refería ciu­dadanos de Haití y de países africanos, y el Post dijo que también incluyó a El Salva­dor. Al mismo tiempo, Trump sugirió que Estados Unidos debería recibir a inmigrantes de lugares como Noruega, con cuya primera ministra se reu­nió el miércoles. Los comen­tarios de Trump alarmaron a los congresistas que parti­ciparon en la reunión.

El senador republicano Lindsey Graham y el sena­dor demócrata Dick Durbin acudieron a la Casa Blanca para presentar su propuesta bipartidaria, pero al encuen­tro terminaron siendo invita­dos activistas republicanos con una posición muy dura respecto a la inmigración.

DEPORTAR, DEPORTAR…

Ambos están tratando de alcanzar una solución para los "dreamers" (soñadores), los casi 800.000 jóvenes indocumentados que llega­ron a Estados Unidos siendo niños. Trump anuló en sep­tiembre del año pasado la Acción Diferida para los Lle­gados en la Infancia (DACA) aprobada por Barack Obama en 2012, abriendo la puerta a que fueran deportados.

Pero un juez de San Fran­cisco bloqueó el martes la medida, al señalar que el argumento del gobierno es "una premisa legal con fallo". La Casa Blanca no desmintió las palabras ofen­sivas de Trump, pero sub­rayó su esfuerzo por encon­trar una solución para los sin papeles.

“GOBIERNO RACISTA E IGNORANTE”

En Ginebra, el portavoz del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville, cali­ficó los dichos de Trump como vergonzosos. "Si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzo­sos por parte del presidente de Estados Unidos. Lo siento, pero la única palabra que se puede utilizar es 'racista'", dijo.

El comentarista político keniano Patrick Gathara declaró a la AFP las declaraciones de Trump no representan "nada nuevo" de un gobierno estadounidense que es "racista e ignorante". "No difiere de aquello que Hollywood y los medios occidentales dicen de África desde hace décadas", aclaró.

"Lo que resulta aún más insultante es la hipocresía de todos aquellos que condenan a Trump –y debe ser conde­nado– sin reparar en sus propias palabras y conductas", agregó Gathara.