Washington, EEUU AFP .

La administración del presidente Donald Trump intentó aclarar la confusión creada por mensajes contradictorios sobre la flota de guerra que supuestamente se dirigía hacia Corea del Norte la semana pasada. La Marina había anunciado el 8 de abril que se había ordenado a un grupo naval de ataque dirigido por el portaaviones USS 'Carl Vinson' "navegar hacia el norte" como "medida prudent" para disuadir a Corea del Norte de lanzar un eventual ataque contra EEUU.

"Estamos enviando una armada muy poderosa", fueron las palabras del presidente Donald Trump y otros altos funcionarios que dieron a entender que los buques navegaban hacia la región. "Creo que cuando vemos un portaaviones cruzar la región así, la simple presencia obviamente es una gran disuasión", afirmó el portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer el 11 de abril. El jefe del Pentágono, Jim Mattis, dijo que el 'Vinson' estaba "en camino" a la región.

Sin embargo, un oficial de Defensa dijo el martes a la AFP que los buques permanecían frente a la costa de Australia. Una foto de la Marina mostraba al 'Vinson' frente a la isla indonesia de Java durante el fin de semana. Oficiales de defensa dijeron que la flota no llegaría a la región antes de la semana próxima, como mínimo, ya que hay miles de millas náuticas entre el mar de Java y el de Japón.

El miércoles Spicer trató de clarificar el tema, afirmando que "el presidente dijo que tenemos una armada rumbo a la península. Es un hecho. Sucedió. Está sucediendo, mejor dicho".

Por su parte, Mattis tras insinuar el cambio de planes, afirmó que el buque "estará en camino. Yo determinaré cuándo llegará y dónde operará, pero el 'Vinson' será parte de nuestra misión de asegurar que estamos junto a nuestros aliados en el noroeste del Pacífico".

ACLARANDO LA CONFUSIÓN

El gobierno de EEUU intentó aclarar la confusión sobre el destino del grupo de ataque Carl Vinson y afirmó que la flota sí va hacia la península de Corea, después de admitir que navegó en dirección contraria. Los buques no se dirigieron a Corea del Norte, sino que navegaron hacia el Océano Índico para realizar entrenamientos con la Armada Australiana.

"El presidente dijo que tenemos una armada yendo hacia la península. Esto es un hecho. Ha sucedido. Más bien, está sucediendo", afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer Tras el fallido lanzamiento de un misil norcoreano, el fin de semana, el vicepresidente Mike Pence advirtió el lunes que la "paciencia estratégica" de EEUU con Pyongyang había llegado a su fin.