POR EMMA SEPPALA Y JOHANN BERLIN

Los programas de bienestar se están convirtiendo en una prioridad para la mayoría de los gerentes de recursos humanos. Después de todo, la investigación muestra que un lugar de trabajo más feliz y saludable es más productivo. Para ello, están añadiendo beneficios relacionados con la salud, incluyendo salas de ejercicio y clases de yoga. Sin embargo, hay un importante factor de bienestar que muchos olvidan, incluso aunque pudiera ser el más importante de todos: acceso a áreas verdes.

La vegetación no es solo un ambientador que es agradable a la vista. Puede elevar significativamente el bienestar de los empleados, reducir el estrés, aumentar el potencial de innovación y el sentido de conexión entre los trabajadores. Sin embargo, la mayoría de nosotros no pasamos mucho tiempo en la naturaleza. Richard Louv, autor de "The Nature Principal", señala que estamos sufriendo colectivamente de un "desorden de déficit de naturaleza", que nos daña mental, física e incluso espiritualmente. Añadir un poco de naturaleza a sus oficinas corporativas podría ser el movimiento más inteligente que pueda hacer este año.

Incluso una pequeña intervención verde, como tener más plantas en la oficina, puede elevar significativamente la felicidad de los empleados, y sabemos que la felicidad es un poderoso predictor del éxito de una organización. Las corporaciones pueden reducir significativamente los costos médicos organizacionales al introducir más plantas y áreas verdes en el espacio de oficinas.

Aunque crear una "oficina verde" podría parecer desafiante, en realidad no lo es. He aquí algunas formas fáciles para enverdecer su oficina:

-Aliente a su equipo a tener "reuniones mientras caminan" afuera.

-Aliente a su equipo a sentarse afuera o en áreas naturalmente iluminadas durante los descansos o en el almuerzo.

-Brinde espacios para caminar, reunirse y sentarse en exteriores.

-Si los espacios exteriores no están disponibles o se encuentra en un entorno urbano, cree un jardín interior en un atrio, o si el espacio es limitado, un "muro verde" vertical.

-Ilumine los espacios con luz natural tanto como sea posible. Ponga persianas y, de ser posible, ventanas para dejar entrar el aire y los sonidos naturales del exterior.

-Coloque fotografías o arte relacionado con la naturaleza.

-Reproduzca videos o presentaciones de naturaleza en sus pantallas de televisión.

-Coloque tantas plantas como pueda en la oficina (asegurándose de que una persona designada las cuide bien).

-Mueva su oficina más cerca de un parque o entorno natural.

Incluso si la administración de su compañía no está dispuesta o no puede hacer estas cosas, puede probar algunas usted mismo: una junta mientras camina con un colega, añadir una foto de su escenario natural favorito en su cubículo o escuchar sonidos ambientales de la naturaleza en sus audífonos. Recuerde las palabras del poeta alemán Rainer Marie Rilke: "Si nos rindiéramos/a la inteligencia de la tierra/nos podríamos elevar enraizados, como árboles".

(Emma Seppala es la directora de ciencia del Center for Compassion and Altruism Research and Education en Stanford University y autora de "The Happiness Track". Johann Berlin es CEO de Transformational Leadership for Excellence).