Pamela Meyer

Hace seis meses, su jefe acordó proponerlo a usted para un nuevo puesto, que trabajará directamente con la presidenta ejecutiva (CEO). Las semanas pasaron, y usted no volvió a escuchar nada. Entonces alguien más obtuvo el puesto. Cuando le preguntó a su jefe al respecto, él dijo que la CEO lo consideró usted como un fuerte candidato, pero que "tuvo que ir en otra dirección".

La semana pasada, usted se encontró con la CEO en el pasillo. Ella le llamó y le preguntó por qué usted nunca levantó la mano para el nuevo trabajo. Mientras ella hablaba, usted supo algo con seguridad: su jefe le mintió. ¿Ahora qué?

Hay dos formas de manejar los engaños de los superiores: reactiva o proactivamente. Si usted está en modo reactivo, manténgase tranquilo y sea constructivo. Las rupturas en la confianza nos enfurecen, pero no le dan derecho a hacer una escena. He aquí algunas opciones.

ACCIONES REACTIVAS

-Haga un análisis de costo-beneficio: Piense antes de actuar, esparcir rumores o quejarse. ¿Quiere mantener su trabajo? La confrontación no es una buena forma de hacerlo. Sin embargo, si el cambiar de empleo no está fuera de sus escenarios, podría tener sentido el referirse directamente al engaño.

-Dele la vuelta a la situación: Antes de enroscarse en una conversación difícil, trate de entender las motivaciones que pudo haber tenido su jefe. Nunca confronte a su jefe a solas si sospecha que se ha infringido la ley; siempre consulte primero a un abogado.

-Tenga la conversación difícil: Evite calificar al engaño como tal, y no sea acusatorio. Pida una explicación de los eventos recientes que a usted le dieron la impresión de que no estaba recibiendo una imagen correcta de lo que ha estado sucediendo.

ACCIONES PROACTIVAS

-Sea explícito acerca de su código moral: Considere tomar este simple paso. Añada una frase moral, como "el éxito sin honor es peor que el fraude", a su firma de correo electrónico o a un cuadro enmarcado en su escritorio. Entre más hable acerca de, y viva de acuerdo a sus principios, será más difícil para otros tratarlo de una forma moralmente ambigua.

-Construya relaciones fuertes: Si tiene buenas relaciones con sus colegas y se vuelve conocido como alguien que se fija en los detalles, será más difícil sostener una mentira enfrente de usted.

-Ponga atención: Lea cuidadosamente los memorandos y presentaciones que envía su jefe y otras personas, y pregúntese si estos encajan con los mensajes que su jefe le está dando. Si comienza a sospechar un engaño, documéntelo, pero no se lo muestre a nadie todavía. La conciencia situacional es una habilidad que requiere práctica.

Si después de dar estos pasos encuentra que su jefe le está mintiendo de nuevo, quizá sea tiempo de moverse. Aunque puede sentirse injusto tener que tomar una decisión de carrera a causa de un jefe moralmente deficiente, hacerlo algunas veces puede llevarlo a la dirección correcta, si bien un poco más rápido de lo que de otro modo usted habría preferido.

(Pamela Meyer es la autora de "Liespotting: Proven Techniques to Detect Deception", y la CEO de Calibrate, una firma consultora especializada en detectar engaños y mitigar los riesgos de amenazas internas).