Rebecca Knight

Un colega se sincera con usted y le dice que está siendo entrevistado para un nuevo trabajo. Le pide que usted sea su referencia. ¿Debería responderle que sí? Y si lo hace, ¿qué puede decirle a un potencial nuevo empleador para presentar de la mejor forma las habilidades y experiencia del solicitante?

Ofrecer una recomendación para un empleado valioso no solo es amable, es un movimiento inteligente de carrera. Es "buen karma profesional hacer el favor", dice Jodi Glickman, autora y fundadora de la firma consultora de comunicación Great on the Job. "La mayoría de las personas que son exitosas en sus carreras tuvieron ayuda a lo largo del camino", explica. "Y son felices de ayudar a alguien más que va subiendo".

Priscilla Claman, presidenta de Career Strategies, una firma consultora con base en Boston, está de acuerdo: "Si usted tiene alguien que ha trabajado duro por usted, y no puede ascenderlo o él se está moviendo a Minneapolis, usted debería intentar apoyarlo como sea posible".

He aquí cómo manejar una solicitud de referencia:

-Decida si quiere hacerlo. El primer paso, por supuesto, es determinar si usted dará la recomendación. Si la persona fue una estrella y un colega dedicado, entonces la respuesta podría ser obvia. Sin embargo, si su trayectoria fue irregular o peor, tenga cuidado. "Usted está poniendo su reputación en la línea", dice Glickman. "Si recomienda a alguien y él no se desempeña bien, usted se verá mal".

-Sea honesto. Sin importar lo que decida, sea sincero con su colega acerca de lo que está dispuesto a hacer y decir. Si usted siente que realmente no puede servir como referencia, dígalo, recomienda Glickman. Le recomiendo declinar de esta forma: Diga, "no voy a poder darte una recomendación lo suficientemente fuerte. Tú necesitas alguien que realmente pueda alabar tus habilidades".

-Prepárese. Cuando usted acepta dar una recomendación, pídale apoyo al candidato. "Si usted no tiene la información suficiente para hablar de inmediato, o trabajó con la persona hace mucho tiempo, solicite un currículum actualizado y después haga que refresque su memoria respecto sus principales logros en la organización", dice Glickman.

-Use ejemplos específicos. Ya sea que se trate de una recomendación escrita o una conversación telefónica, los gerentes de contratación suelen estar interesados en dos aspectos claves del desempeño laboral del candidato. El primero es el de comportamiento, dice Glickman. Ellos quieren saber cómo el candidato se relaciona con otros colegas, lo que es básicamente “una referencia de carácter”. El segundo aspecto se relaciona con sus habilidades técnicas y experiencias. “Ellos quieren saber cómo él aumentó el ingreso por un X% o mejoró las ventas en un cierto margen”, explica. En ambos casos, “sea tan específico como pueda acerca de las contribuciones” que el candidato hizo a la organización, señala Claman.

-Sea positivo. Algunas veces las personas que revisan referencias preguntan acerca de las debilidades de un candidato o lo presionan a calificarlo en comparación con otro empleado. Sin embargo, usted no debería hacerlo, dice Claman. “Nunca de una recomendación negativa, es demasiado riesgoso”. Tratar de ser divertido o bromista tampoco es aconsejable. “Sea cuidadoso acerca de hacer chistes”, dice Claman. “Las cosas pueden salirse fácilmente de proporción. Aténgase a los hechos”.

-Dé seguimiento. Muchos solicitantes solo están vagamente enterados de cuándo y si es que sus referencias están siendo revisadas, por lo tanto es un gesto educado “hacer que el candidato sepa que usted habló con el gerente de contrataciones”, aconseja Claman. Las personas que buscan trabajo suelen estar desesperadas por información acerca de su destino en el proceso de selección y el propio hecho de que usted pudo hablar “les da un mejor sentido de lo que está sucediendo y les permite saber que son un candidato más en serio”.

(Rebecca Knight es periodista independiente en Boston y académica en la Wesleyan University).