Dorie Clark

Hacer trabajo de red en una conferencia típicamente significa correr hacia un vibrante grupo de personas durante los recesos y tratar de hacer diálogo social. Como introvertida, esta escena no es para mí. Aunque disfruto el conocer personas de una en una o en grupos pequeños, gritar para ser escuchado por extraños y participar en conversaciones de estilo de citas rápidas es una pesadilla. Sin embargo, asisto regularmente, como conferencista profesional, promediando al menos 60 eventos al año.

He aquí cómo he aprendido a jugar con mis fortalezas y trabajar exitosamente en red de formas inesperadas:

-Solicite hablar en un panel. Muchas personas confunden la introversión con timidez y se sorprenden de que a mí, siendo introvertido, me encanta hablar en público. Sin embargo, en realidad estoy mucho más cómodo al hablarle un grupo grande que al lanzarme a uno y tratar de encontrar un compañero de conversación. Esto es porque después de que usted habla las personas irán y lo buscarán, de forma que no deba buscarlos y tratar incómodamente de encontrar un tema a discutir.

-Sea el anfitrión de una cena. Muchas conferencias tienen tiempo de recesos agendados, como un día de almorzar o comer por su cuenta. Tome ventaja de esta oportunidad para hacer una conexión más íntima. Yo frecuentemente investigo acerca de restaurantes en el área y hago una reservación para cerca de ocho personas. Entonces, conforme conozco personas interesantes a lo largo de la conferencia, puedo invitarlas a unírseme.

-Prepárese para el encuentro fortuito. Algunas conferencias publican por anticipado la lista de las personas que se registran, junto con sus biografías. Identifique a unas cinco personas con las que más le gustaría conectar y deje que la suerte se una a la preparación. Ciertamente puede intentar acercarse de antemano para agendar reuniones, pero si usted no conoce bien a la persona o no la conoce lo absoluto, puede ser difícil convencerlos de hacer tiempo para usted. Así que prepárese para impresionar durante reuniones fortuitas. Memorice la cara de la persona (esto es mucho más impresionante si usted está tratando de conocer al CMO de una pequeña compañía, en lugar de a una estrella de cine) y algún aspecto de su biografía que comparte con ellos, o acerca del cual tenga preguntas o un comentario inteligente.

-Entreviste personas. Como explico en mi libro "Stand Out" las entrevistas pueden ser una herramienta sorprendentemente efectiva de trabajo en red. Si usted escribe para alguna publicación establecida, eso es excelente, pero muchos aceptarán incluso si es una entrevista para su propio blog o podcast, porque aun así es posible buscarlo en línea y es accesible a otros en la red. Usted también puede preguntarle al blog o boletín de su compañía o asociación profesional si están interesados en una historia y puede aprovechar ese imprimatur, de ser apropiado.

-Use estratégicamente el vestuario. Hacer diálogo social con extraños es difícil para casi todos. Sin embargo, usted puede hacer el proceso más fácil para sus compañeros de conversación si les da un tópico ya listo para tratar. Llevar una prenda distintiva puede ser un una gran herramienta para romper el hielo, ya sea que se trate de un broche al estilo de Madeleine Albright (lo que puede detonar una conversación acerca del viaje a Italia en el que lo compró), o calcetines coloridos, que le dicen al mundo que usted no es el típico banquero de inversión.

Entre las cuotas de registro y los gastos de viaje, las conferencias suelen ser costosas. Todos queremos obtener el valor de nuestro dinero y trabajar en red es uno de las mejores recompensas. En lugar de arremolinarse en la fila del buffet y de lanzar versiones laborales de piropos trillados, usted puede usar estas estrategias para conocer a las personas en sus propios términos. Con el paso del tiempo, esto puede pagar los mayores dividendos.

(Dorie Clark es una estratega de mercadeo y conferencista profesional que enseña en la Fuqua School of Business de Duke University).