El Auriazul derrotó ayer por 2-0 al Deportivo Cuenca de Ecuador en el Feliciano Cáceres y aseguró medio boleto a la siguiente fase de la Copa Sudamericana. Luqueño sigue invicto jugando en casa por este torneo y ayer volvió a ratifi­car su poderío en su estadio.

Jugó un muy buen primer tiempo, donde logró mar­car la diferencia y si bien el cuadro ecuatoriano mejoró en la complementaria, supo aguantar el embate para mantener su arco en cero. La revancha está marcada para el próximo 7 de marzo.