Dejando a un lado la eliminación de la Copa Libertadores, se puede hablar de un inicio de temporada perfecto para Olimpia.

No solo consiguió la totali­dad de puntos en disputa tras las primeras dos fechas, sino que lo hizo con autoridad y largos pasajes de muy buen juego, algo que trae tran­quilidad en el campamento franjeado.

Pero para que el Decano vuelva a tener un arran­que perfecto, capitalizando seis puntos de seis, tuvieron que transcurrir casi cuatro años, ya que lo había con­seguido por última vez en la segunda mitad del 2014.

En aquel entonces Olim­pia era dirigido por el uru­guayo Diego Alonso, hoy consolidado en el Pachu­cha de México, con el que ganó una Concachampions y jugó el Mundial de Clu­bes. Bajo su batuta, el Fran­jeado arrancó el Clausura 2014 con un triunfo sobre el 3 de Febrero en Ciudad del Este y contra el 12 de Octu­bre en el Defensores del Chaco, colocándose como solitario líder tras el primer par de jornadas, así como en esta temporada. Las cosas no marcharon igual con el desarrollo del torneo y el uruguayo dejó Olimpia al final de la primera rueda. Luego, el Decano acabó sexto al final de la compe­tencia.

El siguiente juego del Franjeado será el próximo domingo en el estadio Feliciano Cáceres, donde enfrentará al Sportivo Luqueño, buscando exten­der su buen inicio y conso­lidar aún más el estilo de juego que quiere Daniel Garnero para el equipo.

El plantel franjeado tra­baja hoy por la mañana en la Villa Olimpia y el DT tiene planeado repetir el equipo que jugó ante General Díaz. Cabe recordar que Roque Santa Cruz es baja por tres semanas por una rotura fibrilar.