Apenas se confirmó a José Méndez como árbitro del superclásico del domingo, los directivos de Olimpia apuntaron sus dardos hacia el árbitro y dispararon con todo, sacándole de entrada la tarjeta roja al juez que tendrá a su cargo la máxima fiesta del fútbol paraguayo.

Es cierto, Méndez es joven, tiene 33 años, pero es árbitro de primera desde el 2014. Ha pitado ya más de 50 partidos en la categoría más encumbrada de nuestro fútbol y tiene insignia FIFA desde el año pasado, pero aún así, para los directivos franjeados, no es el indicado para dirigir el clásico. Todos coincidieron en que querían un árbitro "de más experiencia" y no un "novato".

Marco Trovato, Rodolfo Riego, Marcos Cáner y Fernando Ibáñez fueron algunos de los directivos que pegaron el grito al cielo en varias radios al enterarse de que el sorteo confirmó a Méndez como juez del clásico. "Los malos antecedentes de este árbitro con Olimpia son los que nos hacen estar en desacuerdo con su designación", dijo Cáner, refiriéndose a partidos anteriores donde Méndez, para los dirigentes franjeados, no estuvo a la altura, como el clásico anterior (donde expulsó a Alejandro Silva) y un recordado partido ante Luqueño, donde amonestó incorrectamente a Riveros y expulsó a Julián Benítez.

Trovato, por su parte, dijo que es una "pésima designación", mientras que Riego fue incluso un poco más allá alegando que "cuando José Méndez dirige a Olimpia, no trabaja ni de forma objetiva, ni técnica".

Si hay algo que caracteriza a este árbitro son las tarjetas. En sus más de 50 partidos en la división profesional, ya ha mostrado más de 300 amarillas y cerca de 20 tarjetas rojas. Ha dirigido en 9 ocasiones al Franjeado y ha expulsado a dos jugadores de Olimpia.