La irrupción de nuevos protagonistas en el comercio de materias primas a nivel global, una mayor consolidación de las multinacionales y los efectos del cambio climático obligan a los empresarios agropecuarios a repensar sus estrategias para minimizar los riesgos y maximizar los resultados de forma sustentable. En este proceso, la Universidad San Carlos cumple un rol fundamental al preparar a los mejores profesionales en el segmento.

La economía en Paraguay depende en un 60% de los agronegocios. Los ingresos de la gente provienen de ahí y de sus actividades conexas”, refirió el ingeniero Ronaldo Dietze, rector de la Universidad San Carlos, institución que lleva más de 15 años en el mercado estrechando lazos con el sector productivo y brindando educación de primer nivel a quienes sienten la vocación de ser un verdadero líder en agronegocios.

El abanico de oportunidades académicas se compone de seis carreras de grado y una de posgrado. La primera y única carrera de Agronomía en Paraguay la ofrece la Universidad de San Carlos. Por algo es la de mayor demanda de la casa de altos estudios que, además, ofrece la posibilidad de hacer el posgrado en el rubro y como garantía cuenta con la acreditación de la (ANEAES).

A esta le sigue la de Zootecnia, enfocada al negocio de la producción de animales para el consumo. La tercera, en orden de las más solicitadas, es la de Administración Agraria. Posteriormente, se encuentra la carrera de Ingeniería Forestal. En el quinto lugar se destaca la de Tecnología de Alimentos, y, finalmente, la carrera de Ciencias Ambientales.

Tenemos una universidad diferente a las demás del mismo rubro. El 70% de los alumnos que estudia aquí es empresario y el 30% va en busca de algún negocio o de ofrecer asesorías. Aquí nadie viene obligado, sino para progresar y replicar las enseñanzas en sus empresas a fin de hacerlas cada vez más competitivas”, expresó el rector Ronaldo.

Universidad y empresa. San Carlos cuenta con 5.000 alumnos, en 12 filiales situadas en zonas de gran potencial para los agronegocios. Además tiene campos y centros tecnológicos ubicados en donde los alumnos realizan sus prácticas profesionales guiados por un plantel docente multidisciplinario y productores que comparten con ellos sus experiencias. De esta forma, cada estudiante adquiere nuevos conocimientos e ideas alternativas para paliar las necesidades o potenciar las ventajas inherentes al sector productivo.

La metodología de enseñanza aplicada en la USC permite formar a profesionales con un perfil práctico y eficiente. Los alumnos son capaces de comercializar, producir, negociar siempre un criterio de desarrollo sostenible, que es lo que los caracteriza.

El 2018 sorprende a la USC con una ampliación en sus instalaciones. Esta comprende la construcción de un estacionamiento para docentes y alumnos, más oficinas administrativas, nuevos salones de clases y laboratorios equipados con tecnología de punta para que los alumnos puedan realizar sus prácticas.

En esta universidad existe una sola consigna: Formar a líderes en agronegocios. “Paraguay necesita a jóvenes profesionales cada vez más preparados y competitivos. Por ello, en la Universidad San Carlos existe una simbiosis entre profesores y estudiantes. Es la única forma de asegurar el éxito”, afirmó el rector.