El nuevo modelo de ciudad que propone el barrio San Francisco, brindará mejor calidad de vida a 1.000 familias que vivían en situación de vulnerabilidad en zonas inundables. La concreción de este proyecto representa un logro sin precedentes en materia de soluciones habitacionales. En esa tarea se destaca la gestión de la ministra de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat, Soledad Núñez.

Con la puesta a punto de veredas y calles internas, la arborización con la especie tajy y el empastado en áreas de esparcimiento, se concreta la etapa final de la construcción del barrio San Francisco, donde 1.000 familias se irán consolidando como comunidad.

Las familias adjudicadas cumplieron los procesos señalados en un reglamento social y el listado fue elaborado a partir de la evaluación de las postulaciones presentadas por residentes en barrios inundables.

Esta iniciativa histórica del Gobierno Nacional, ejecutada por la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat) planteó una solución habitacional integral a familias ribereñas, mediante la financiación de recursos propios de la Itaipú Binacional. Entre los beneficiarios se encuentran pobladores de la Chacarita Baja (zonas inundables del Bañado Norte de Asunción: Barrio San Pedro, San Jorge, San Vicente, San Felipe y Refugio) y familias en situación de vulnerabilidad del barrio Zeballos Cué.

El proyecto consta de 112 viviendas unifamiliares y 888 departamentos en 78 edificios de 3 pisos. Además, este proyecto introdujo innovaciones tecnológicas en material de diseño urbano y construcción que han permitido un desarrollo habitacional en tiempo récord en nuestro país, pretendiendo ser un modelo replicable a futuro.

Aspectos sociales fueron tenidos en cuenta y llevados adelante por las trabajadoras de la Dirección General Social y Dirección de Proyectos Estratégicos de la SENAVITAT. También se contó con el apoyo de la ONG Hábitat para la Humanidad en la realización del trabajo social de campo, quienes realizaron un acompañamiento continuo a los residentes del barrio, desde el censo inicial hasta que las familias se mudaron al barrio San Francisco.

Para la selección de la ubicación del proyecto fueron considerados varios factores como: el arraigo de las familias, la movilidad, el desplazamiento necesario para llegar al trabajo y otros. Tras el análisis de estas variantes y la contrastación con los espacios disponibles para un proyecto de tal envergadura, fue seleccionado estratégicamente el predio RC4, por la proximidad a los beneficiarios meta del proyecto, ya que se sitúa a pocos kilómetros de Chacarita Baja y es aledaño a Zeballos Cué.

Las mil soluciones habitacionales fueron construidas en un predio de 23 hectáreas, orientadas por un concepto de intervención integral e inclusivo y basadas en un modelo de desarrollo urbano sostenible, diseñado desde su concepción con una mirada ambiental, social y técnica.

Además de viviendas, el proyecto contempló un centro comunitario, guarderías públicas, escuela, colegio técnico, sub-comisaría, puesto de salud, parroquia, espacios comerciales y públicos, mercado zonal, equipamiento urbano y otros servicios comunitarios. Correspondiendo el 42% del área total del proyecto correspondiente a espacios públicos y áreas verdes; y 58% al área construida.

La construcción de la escuela modelo tiene un gran avance, con el propósito de tenerla finalizada antes del inicio de clases. El colegio técnico, presenta un importante progreso al igual que la parroquia “San Francisco de Asís”.

El barrio contará con todos los servicios de infraestructura: sistema de agua potable, planta de tratamiento de efluentes cloacales, alcantarillado sanitario, desagüe pluvial, instalaciones eléctricas subterráneas con iluminación LED y acceso a internet gratuito (wifi) en espacios públicos.