De chico Melquiades Melgarejo dibujaba en la tierra con espinas de naranjo en el patio de su casa de Yby Yaú, departamento de Concepción. Hoy sus trabajos ganan fama no solo en Paraguay, sino también en Montreal, Canadá, donde se destaca por las caricaturas que realiza. Convocado por FOCO, en esta edición, el profesional presenta una colorida intervención sobre la ciudad de Encarnación en el logo de nuestra revista.

A los seis años Melquiades Melgarejo, más conocido como Melki, comenzó a dibujar. Miraba las revistas en portugués que su padre le traía de Pedro Juan Caballero. En ellas admiraba las imágenes de superhéroes y las dibujaba en libros, hojas de cuaderno o en lo que tuviera a su alcance, cualquier material era un lienzo en sus manos. Cuando no tenía más espacio en donde ilustrar lo hacía en el patio de su casa, con unas espinas de naranjo. Creatividad y entusiasmo nunca le faltaron, tanto que cada vez que borraba con sus manos el suelo en el que había bocetado, era como iniciar una nueva página. Para él sólo existía una posibilidad para superarse: “Soñar en grande para llegar lejos”.

Con el paso de los años su talento fue creciendo hasta que fue invitado a colaborar en el periódico regional Prensa Norteña. Esta fue su primera incursión en medios de comunicación y desde ese entonces sus trabajos han recorrido el país y migrado al exterior. Hoy desde Montreal, Canadá, ciudad en la vive junto a su esposa e hijos desde el 2011, se destaca como uno de los mejores humoristas gráficos de la zona.

Consultado sobre su técnica e inspiración, Melki comentó que estas varían dependiendo del trabajo solicitado. Por ejemplo, si se trata de uno en el que debe ir plasmado el humor gráfico busca los trazos más rápidos y la expresividad; en cambio si son ilustraciones para niños se focaliza más sobre los personajes y los colores. Ahora bien, cuando se trata de una revista de economía y negocios como FOCO, que se dirige a un público que maneja varios códigos visuales, es una buena oportunidad de explorar más el nivel estilístico.

Que mi trabajo sea publicado en una revista como FOCO siempre fue uno de mis objetivos profesionales, ya que ello significa expandir el target de público, la posibilidad de trabajar sobre nuevos lenguajes y, por qué no, aprender más a profundidad conceptos relacionados con la economía y los negocios que, como sabemos, son fundamentales para el crecimiento sostenido de un país”, puntualizó.

En los planes de Melki solo existe una constante: crecer como profesional y como persona. “Voy incursionando en el mundo de la animación 2D haciendo storyboards para un proyecto creado aquí en Montreal y que se va a difundir en América y Europa. Se llama Hello Charlie!, una serie infantil dirigida a preescolares. Me siento muy motivado por ese campo ya que en un futuro no muy lejano, se van a necesitar cada vez más de las imágenes animadas para transmitir ideas. Una muestra de esto sería, por ejemplo, el whiteboard animation que utilizan muchas empresas para conferencias, congresos, presentación de productos y que también lo hago”, puntualizó.