Al igual que con muchos otros aspectos de la vida, el negocio de bienes raíces puede resultar ser una verdadera jungla para maniobrar. Ser precavidos y tomar la mejor decisión ayudarán a conseguir el éxito. César Cáceres Acuña, presidente de RE/MAX Paraguay, enseña cómo hacerlo.

1. Analizar la capacidad económica de inversión y compra es el primer paso. Se debe ver si ésta se realizará mediante una compra al contado o vía financiación. Y luego estimar el porcentaje de retorno de inversión.

2. Elegir una buena zona con perspectivas de revalorización, ya que supone el factor fundamental para realizar una inversión con éxito. La ubicación de la vivienda es el factor clave, ya que lo ideal es que esté en una zona que cuente con todos los servicios básicos.

3. Estudiar detenidamente las expectativas de alquiler o de venta en la zona, dependiendo si la inversión es a largo o a corto plazo, respectivamente.

4. Apostar por una vivienda antigua, implica fijarse en que el precio de compra sea lo suficientemente razonable, de forma que sea posible reformarla y obtener la rentabilidad deseada.

5. Tener en cuenta aspectos como el número de dormitorios, la antigüedad de construcción, la antigüedad de la vivienda, su estado general, la orientación o la luz solar que recibe y si la zona es tranquila o ruidosa. Una vivienda en buen estado, perfectamente equipada y con buena iluminación tiene muchas más posibilidades de ser alquilada o vendida.

6. Consultar al mayor número posible de bancos y negociar para conseguir el mejor crédito que ofrezca el mercado. El comprador se encuentra ante uno de los mejores momentos de la historia reciente para obtener un préstamo hipotecario en condiciones ventajosas con los créditos AFD debido a los bajos tipos de interés.

7. Evitar la inversión en comunidades o urbanizaciones donde los gastos comunitarios sean muy elevados, estén repartidos entre pocos condóminos, o tengan servicios de lujo, pues supone una importante merma a la rentabilidad.

8. Garantizar el éxito de la inversión, especialmente entre aquellos inversores que no sean expertos en el sector, dependerá de contar con el asesoramiento de un agente inmobiliario. Este profesional es experto en la zona en la que se quiere invertir, ayudará a evitar riesgos innecesarios y permitirá completar toda la operación inmobiliaria sin contratiempos y en el plazo deseado.