En una década de exitosa labor, el frigorífico obtuvo tres reconocimientos como el primero en el Paraguay: En el año 2008, apenas un año después de su nacimiento; luego en el año 2015; y también este año, logró que el nombre de la empresa figurase en la historia del país.

La frase favorita de Diego Velilla, director de la empresa Frigomas S.A. Carnes Paraguayas, es: "Lo difícil no es llegar, es mantenerse, con trabajo, innovación, inteligencia y perseverancia". Gracias a esta filosofía empresarial, la firma a su cargo, apenas un año después de su nacimiento, tuvo el honor de ser el primer matadero del Paraguay en conseguir el título de Frigorífico de consumo interno.

Otro gran logro alcanzaría en el año 2015, cuando Frigomas S.A. se convirtió en el primer frigorífico de consumo interno del Paraguay en contar con el Ciclo uno (faena) y el Ciclo dos (despostada), dentro de una misma infraestructura.

No fue extraño entonces, que para la inauguración de ese gran acontecimiento, estuvieran los más importantes representantes de la producción ganadera, así como de entes dedicados al rubro, autoridades municipales, departamentales y nacionales entre quienes se encontraba el propio presidente de la República, Horacio Cartes.

Pero la cosecha de éxitos no se detiene, y este año, Frigomas S.A se convirtió en la primera fábrica del Paraguay, en procesar y envasar al vacío carne ovina con la marca "El Corte".

Pese a su juventud, ya que apenas tiene 28 años, Diego soporta sobre sus hombros una gran responsabilidad, pero la sobrelleva con satisfacción. "Frigomas S.A. surge del sueño del señor Pablo Velilla, quien deseaba construir un frigorífico de consumo interno, que estuviera correctamente adecuado a las exigencias del rubro, para obtener una mayor calidad en el producto, un mejor rendimiento de las reses y un óptimo control en los ciclos", recordó el director de la empresa sobre el nacimiento de este proyecto que, en el año 2007 y con la participación de Carlos Heisecke y Teresa de Velilla, se concreta con el nombre de Frigomas S.A.

Desde la puesta en marcha del ingenio, el capital humano recibió una especial importancia, ya que a sus colaboradores les garantizaron salarios acordes, beneficios de seguro social y una permanente capacitación, que les sirviera como herramienta válida de crecimiento y desarrollo profesional. Luego de analizar el factor humano, apostaron por contratar personal que viviera en los alrededores de la fábrica, fomentando así el crecimiento de la zona y favoreciendo a unas 60 familias de la localidad de Salado, en la ciudad de Limpio.

"En los inicios eran 13 colaboradores directos y al 2017 son 35. A esto le sumamos las más de 70 personas, entre terceros y colaboradores de nuestros clientes, que día a día se encuentran en las instalaciones de Frigomas S.A", puntualizó.