• Por Jimmi Peralta
  • jimmielestudio@gmail.com

Todo emprendimiento cultural impulsado por artistas tiene la certeza de la sinceridad total de la apuesta, y al mismo tiempo esa incertidumbre de poder sostener su proyecto materialmente, por fuera de la bohemia. En mayo de 1982 el arquitecto José Luis Ardissone y su familia se embarcaron en el desafío que marcaría sus vidas, abrieron el telón de Arlequín Teatro, un proyecto que ahora cumple 35 años, con más de 180 puestas en su haber. José Luis habló con La Nación sobre estos años de trabajo.

-¿Cuál es el contexto que da origen a Arlequín como teatro, como compañía, cuál fue el proceso de gestación?

-Era una época en la que la única sala de teatro que existía era el Teatro Municipal y pocos tenían acceso a ese espacio. Yo era parte del Grupo Gente de Teatro y con otros elencos nos "disputábamos" el uso del salón de actos del Centro Cultural Paraguayo Americano y solo podíamos presentar nuestros espectáculos una, y como mucho dos veces, por año, quince días cada vez. Yo quería disponer de un lugar donde se pudiera trabajar todo el año sin interferencias, hablé con mi esposa, que generosamente apoyó mi idea, y encontré un lugar que me gustó. Era un galpón abandonado en el lugar del actual shopping Villa Morra. Lo alquilé y lo reformé transformándolo en una sala teatral. Allí invertí todo lo que tenía ahorrado, hice préstamos de un banco, me ayudaron algunos parientes y un amigo, y finalmente el 3 de mayo de 1982 se pudo inaugurar el Arlequín Teatro.

-Hoy por hoy Arlequín es un sello estético, desde la elección del texto hasta la forma de presentarlos ¿Cómo se dio esa construcción o el descubrimiento de tal identidad? ¿Y cómo lo definirías?

-Seleccionar obras del repertorio nacional e internacional que por sus valores artísticos contribuye a la formación cultural de nuestros conciudadanos, además de hacerles pasar un momento de goce estético, fue desde el principio nuestro norte y nuestra guía. Permanecer en esa línea no fue fácil, pero creo que conseguimos nuestro objetivo, y eso es lo que nos permite permanecer en el favor del público.

-En estos 35 años ¿Cómo fue apostar al arte en los distintos momentos políticos, sociales y económicos? ¿Cómo les afectó o motivó la dictadura?

-Nacimos en los años quizá más duros de la dictadura, y en dos o tres ocasiones fuimos amenazados de clausura por el contenido de las obras que presentábamos. Desde 1984, hasta el día del golpe que derribó a Stroessner, tuvimos guardia policial en la puerta del teatro, anotando las chapas de los autos que se estacionaban frente al local, y asistiendo con un cuadernito en la mano a las funciones. Gracias a Dios, eran soldaditos de muy poca cultura y no entendían muchas de las cosas que se decían en el escenario. El público nos acompañaba porque sentía al teatro como una ventana abierta a la esperanza.

-¿Podrías citar 5 puestas que creés te marcaron a vos y a la compañía?

-Entre más de 180 obras presentadas, seleccionar 5 no es fácil; siempre quedarán otras varias en el tintero. Pero, ya que me piden eso, me atrevo a soltar estos nombres, que son algo más que 5, pero que son fundamentales: "La casa de Bernarda Alba", "Las troyanas", "La muerte de un viajante", "El diario de Ana Frank", "La tierra sin mal" y "Edipo Rey".

EL INICIO

-¿Recordás con qué obra arrancaron?

-El día de la inauguración actuó el "Ensamble Asunceño de Música Antigua" que dirigía la profesora Nelly Jiménez, dos días después se estrenó la primera obra "En Navidad te venimos a buscar" del brasileño Naum Alves de Souza, con la participación de Clotilde Cabral, Carla Fabri, yo y Mario Marcel, quien también dirigió la puesta.

-Tanta continuidad es un proceso de permanente aprendizaje ¿Cómo vez que fueron avanzando y creciendo los actores paraguayos, y los que trabajan contigo en particular?

-Arlequín fue y sigue siendo un espacio formador de actores. De nuestros talleres surgieron figuras como Silvio Rodas, Alicia Guerra, Juan Carlos Cañete, Jorge Ramos, Beto Ayala, Regina Bachero, Tana Schembori, Carlos Benegas. Hoy han surgido varias escuelas de teatro que están formando actores jóvenes, muchos de ellos con gran talento y en quienes está el futuro del teatro paraguayo. Arlequín da siempre espacio en sus repartos a estos jóvenes talentos.

-¿Qué decisiones tomadas considerás que fueron un acierto, y cuáles te hubiese gustado no tomar en ese tiempo?

-Como Edith Piaf, "Je ne regret rien", no me arrepiento de nada. Si cometí algunos errores, ellos sirvieron de estímulo para buscar otros rumbos. Quizá deba reconocer que mi entrega tan ansiosa al teatro me robó horas que le resté a mi familia, pero eso no fue óbice para que mis hijos y mi esposa, ya ausente ahora, no se entregaran también a acompañar la aventura.

-Arlequín es una familia también, literalmente.¿ Cómo se fue dando eso, y cómo proyectás que tus hijos lo asumen?

-Mis hijos estuvieron desde niños y adolescentes a mi lado, barriendo el teatro, atendiendo la boletería, reservando las entradas, acomodando al público. Poco a poco, y sin ninguna imposición de mi parte, fueron acercándose a la actuación. Cuatro de ellos están o pasaron por el escenario, y el menor fue durante muchos años el administrador del teatro. Entrar, salir o permanecer fue y es decisión de ellos.

-¿Con qué obras en cartelera seguirán celebrando este año?

-Acabamos de estrenar "Mi hijo sólo camina un poco más lento". En julio vendrá "La salita roja", una obra de la argentina Victoria Hladilo, dirigida por Jorge Báez, y finalmente en setiembre estrenaremos "Olivia y Eugenio", una obra del peruano-español Hebert Morote, con la actuación de Alicia Guerra. Estará también en una breve temporada el elenco de "El Pez Gordo" del escritor americano Roger Reuff , "El Pez Gordo" ha recibido el Premio Cunningham de Teatro de la Universidad DePaul en New York y en ella actúa nuestro compatriota Daniel Ojeda Astigarraga.

PERFIL

José Luis Ardissone
José Luis Ardissone

Fecha de nacimiento: 3 de noviembre de 1940.
Lugar de nacimiento: Asunción, Paraguay.
Formación: Arquitecto, actor, director, dramaturgo, escenógrafo y vestuarista.
Perfil: Fundador de Arlequín Teatro. Llevó a escena más de 150 obras de teatro. Fue condecorado con la distinción "Honor al mérito" de la República Italiana en el grado de "Caballero".