El turismo de compras ya es un clá­sico en la ciudad, pero hay que poner el acento en convertirla en un atrac­tivo para que los que ingresan con ese objetivo se queden en la zona a disfrutar.

En los últimos días se ha reflejado en los medios el trabajo en conjunto emprendido por empre­sarios de diversos rubros de la región de Alto Paraná con la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur), enfocado a captar el interés de turis­tas para la zona, pero poniendo un fuerte acento en lo que se denomina "turismo de reuniones".

Esta forma de atracción turística tiene carac­terísticas especiales que la hacen muy atrac­tivas para empresas, instituciones públicas y privadas, además de grupos de profesionales de infinitos rubros y especialidades. Se trata de ofrecer a los mismos la oportunidad de com­binar el confort del alojamiento en centros hoteleros de buen nivel, con el valor agregado del espacio y los elementos necesarios para el desarrollo de cada evento o congreso. Todo ello combinado con opciones artísticas, excur­siones o visitas a sitios especiales de la zona y también atracciones artísticas y, por supuesto, un detalle nada menor: la excelente oferta gas­tronómica.

El turismo de reuniones se ha convertido en una importante fuente de ingresos para diver­sos países, como los de la zona del Caribe, que convocan en las llamadas temporadas bajas de la afluencia masiva de turistas a sus pla­yas a numerosos encuentros empresariales o congresos profesionales que les representa un gran ingreso. Lo mismo ocurre con las grandes urbes, como Buenos Aires, San Pablo y Santiago de Chile, por nombrar solo muy pocos casos.

Pero también ese tipo de turismo es fuente de ingresos y de empleos a su población para otros países, como el nuestro, cuya afluencia de turis­tas se debe más a la búsqueda de la naturaleza, los atractivos culturales y la calidez de sus pue­blos, además de la cercanía a las fronteras con zonas de Argentina y Brasil, que aprovechan las actuales ventajas económicas para hacer com­pras en la zona. Y el Alto Paraná es ideal para ser considerado como el punto elegido.

Alto Paraná tiene una naturaleza particu­larmente bella, además de una represa como Itaipú, que se abre al público para ser admirada en su dimensión y características especiales. Además, la cercanía a sitios de tradición turís­tica, como el de las Cataratas del Yguazú, com­partidas por Argentina y Brasil, permite a los operadores y organizadores de reuniones ofre­cer visitas a esos sitios, como parte de la expe­riencia. Esas opciones, más otras muchas, son apreciadas en un video que realizaron en forma conjunta, empresas como el Shopping China, en alianza con la Secretaría Nacional de Turismo, Ciudad del Este y Región Convention & Visitors Bureau, para promocionar el destino en ferias y congresos nacionales e internacionales, mos­trando al público y profesionales las ventajas y riquezas únicas que ofrece. El video contiene la oferta turística de esta región, incluyendo la infraestructura para congresos y eventos, además de productos turísticos que destacan varias categorías, como el turismo ecológico, gastronómico, rural, de aventuras, de compras y el turismo de reuniones.

El turismo de compras ya es un clásico en la ciu­dad, pero hay que poner el acento en convertirlo en un atractivo para que los que ingresan con ese objetivo se queden en la zona a disfrutar. En el caso de las reuniones, congresos y encuen­tros de profesionales o empresariales, la ciudad y la zona deben trabajar mancomunadamente en lograr ser la mejor opción para un viajero exi­gente, pero que sabe valorar la exclusividad y la atención cordial, acompañada por la calidad de los servicios.