No existe razón alguna para la aplicación de la Carta Democrática de la OEA en el caso de Paraguay, afirmó ayer el secretario general de la organización, Luis Almagro, quien mantuvo la víspera una reunión con el presidente de la República Horacio Cartes, en Mburuvicha Róga. El pedido había sido solicitado por representantes del PLRA, PDP y el PRF, luego de los hechos de violencia registrados el 31 de marzo y el 1 de abril pasados.

"Definitivamente no hay méritos como para ir por el procedimiento del artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana. No hay ningún fundamento, no hay en este presente democrático paraguayo, ni alteración del orden constitucional, ni violación de principios de la separación de poderes, ni están desconociendo el derecho del pueblo a elegir o a tomar decisiones en referéndum o plebiscito", aseguró ayer a la tarde en la sala de prensa de la residencia presidencial.

Alegó que la libertad de expresión y prensa está garantizada, "entonces, definitivamente, no existen ninguno de los fundamentos que serían aplicables para ir por la Carta Democrática". "No existe ninguna razón para eso", enfatizó.

Con relación a los temas tratados con el jefe de Estado, indicó que hablaron sobre la región y los trabajos de la Secretaría General de la OEA desarrolla en la zona. También expresó su reconocimiento al mandatario por la decisión tomada de renunciar a un segundo mandato presidencial. "Hemos expresado al presidente Cartes nuestro reconocimiento en su decisión, basada en aspectos institucionales que da el sistema político paraguayo de afirmarse en su dinámica democrática y seguir abiertos sus debates democráticos en todos aspectos como se ha venido haciendo", expresó.

En horas de la mañana, Almagro se reunió con el canciller nacional, Eladio Loizaga. "El compromiso democrático del presidente Cartes y de su gobierno es invariable. La institucionalidad se irá consolidando más", aseguró Loizaga, luego del encuentro.