Aunque ya hace varios días que dejó de ser entrenador de Cerro Porteño, tras arreglar cuestiones particulares, Leonel Álvarez abandonó el país y se despidió del pueblo azulgrana, con una emotiva carta de agradecimiento por sobre todo.

El entrenador colombiano expresó un sentido de pertenencia muy fuerte hacia el azulgrana. Agradeció todos los momentos vividos. A la directiva por confiar por primea vez en un DT cafetero, que vino a hacer historia, a los jugadores por haber respondido siempre a sus pedidos y principalmente a la hinchada, que según él, nunca le falló y estuvo siempre para ser el jugador número 12.

“Tuve el honor de ver colmada de gente la Nueva Olla, partido a partido y llevarme postales de esa maravillosa hinchada”, expresó en un parte Álvarez.

Dijo sentirse orgullo por colaborar en la formación de muchos jugadores que hoy están consolidados, como el caso de Arzamendia, Ruiz y otros.

Leonel Álvarez estuvo seis meses en Cerro Porteño y logró conquistar el título 32 del Ciclón en el fútbol paraguayo.