Londres, Reino Unido | AFP |

La marcha latinoamericana aprobó con sobresaliente el Mundial de Londres 2017 con tres medallas, una de ellas de oro, del colombiano Éider Arévalo en 20 km marcha.

El joven colombiano, de 24 años, se vio acompañado en el podio por el bronce del brasileño Caio Bonfim.

Ese lucimiento en la prueba masculina se vio acompañado de la medalla de plata de la mexicana Lupita González en los 20 km marcha, en una prueba en la que cuatro de las siete primeras eran latinoamericanas.

Arévalo ofreció a su país el segundo título mundial de su historia en marcha, después del oro de Luis Fernando López en Daegu 2011, quien se despedía este domingo del atletismo, abandonando en la prueba de 50 km.

Arévalo batió el récord nacional de su país con 1h18:53, con dos segundos de ventaja sobre el ruso Sergei Shirobokov (1h18:55), una diferencia suficiente que le permitió anudarse la bandera de su país al cuello y entrar con ella en la meta.

"Hoy me convertí en el rey de Inglaterra. Gracias a Dios estaba conectado para la medalla", afirmó Arévalo tras su victoria.

El podio se completó con otro marchista latinoamericano, el brasileño Caio Bonfim (1h19:04), que también batió el récord de su país, que había sido sexto en el Mundial de Pekín 2015.

"Esta medalla es muy importante para la caminata en Brasil. Esta medalla sirve para que sea más popular, que no lo es mucho. Esta medalla es un símbolo", celebró Caio Bonfim.

El oro de Arévalo sabe mejor que el ganado hace seis años en Daegu, ya que López entró entonces en la meta en tercera posición y fue declarado vencedor este año tras la descalificación por dopaje de los rusos Valeri Borchin y Vladimir Kaniakin.

Segunda plata de Lupita

Por su parte, la mexicana María Guadalupe González repitió en el Mundial de Londres 2017 la plata que había ganado en los Juegos Olímpicos de Rio 2016, al quedar en segunda posición detrás de la china Jiayu Yang.

Lupita González, de 28 años, formaba parte de un trío de cabeza que completaba otra china, Xiuzhi Lyu, que fue descalificada muy cerca de la meta, después de que la mexicana la adelantase, logrando la plata con un tiempo de 1h26:19, a un segundo de la ganadora Yang (1h26:18).

"Respondí bien a los desafíos en carrera y trabajé muy duro por esta medalla pero mi rival china fue mejor al final. Estuve cerca y luché hasta la meta", afirmó la mexicana, que logró la octava medalla para su país en marcha en un Mundial.

En cuarta posición entró la brasileña Erica de Sena (1h26:59), que batió el récord de Sudamérica.

Completaron el festival latinoamericano, con cuatro marchistas entre las siete primeras, la colombiana Sandra Arenas, quinta (1h28:10) y la peruana Kimberly García, séptima (1h29:13). Ambas lograron además con esas marcas sendos records para sus respectivos países.

Triste despedida

Solo los 50 km no se sumaron a la cita de los éxitos latinoamericanos.

El colombiano Luis Fernando López, de 38 años, campeón del mundo de 20 km marcha en Daegu 2011, no pudo terminar la carrera, que significaba su despedida del atletismo, al retirarse superado el km 40 de la prueba.

"Decidí abandonar porque venía a buscar una buena marca, pero lastimosamente los ritmos ya no me daban para más. Iba muy por encima de los parciales que buscaba. Me costaba mucho marchar, me dolían mucho las piernas", explicó tras su abandono en una prueba ganada por el francés Yohann Diniz.

Aquí, el primer latinoamericano fue el mexicano Horacio Nava, en el puesto 16, mientras que el ecuatoriano Claudio Villanueva, que durante la mayor parte de la carrera estuvo entre los diez primeros, terminó 18°.

Pero eso fue antes de los triunfales 20 km masculinos y femeninos, en una jornada histórica para la marcha latinoamericana.