• POR PETER J. HENNING

El 24 de enero, General Electric reveló que la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés) había iniciado una investigación relacionada con las prácticas contables de la empresa. Lo más probable es que el anuncio signifique que habrá una investigación exhaustiva de los libros y registros contables del conglomerado, un proceso que tardará meses en resolverse, si no es que años. Con las acciones de GE a la baja más del 40 por ciento durante los últimos 12 meses, la incertidumbre de una investigación contable solo empeorará los desafíos que enfrenta John L. Flannery, el nuevo director ejecutivo, en su búsqueda de reestructuración de la empresa.

La semana pasada, durante una conferencia telefónica en la cual se discutieron los 9.800 millones de dólares que había perdido la empresa en su trimestre más reciente, Jamie S. Miller, la directora financiera, corrió un pequeño chisme: "La Comisión de Bolsa y Valores nos notificó que está investigando el proceso que causó el aumento de las reservas de seguros y la pérdida en el cuarto trimestre, así como el reconocimiento de ingresos y controles de GE para los acuerdos de servicio a largo plazo".

Después del anuncio, el precio de las acciones cayó otro 2,7 por ciento ese día.

General Electric aceptó cooperar con la investigación y Miller, la directora financiera, comentó que "nada relacionado con este asunto me preocupa mucho".

Un punto de partida será el cargo relacionado con los seguros, el cual General Electric señaló que será de un total de 15.000 millones de dólares a pagarse en un periodo de siete años debido a los problemas de estimación de los costos de las pólizas de cuidados a largo plazo y de otros tipos de pólizas. Esta es una subestimación importante. La SEC querrá saber si no reconocer las pérdidas antes fue un medio para mantener las ganancias de la empresa a flote.

Esta no es la primera vez que General Electric atiende cuestionamientos sobre su contabilidad. En el 2009, la empresa llegó a un acuerdo con la Comisión de Bolsa y Valores por fraude criminal y cargos contables por haber utilizado métodos inadecuados para aumentar de manera gradual sus ganancias reportadas, con el fin de cumplir o exceder los estimados del consenso de ganancias de los analistas y evitar resultados negativos. General Electric aceptó pagar una multa de 50 millones de dólares como parte del acuerdo.