• Por Bernt Entschev
  • Fundador de The Bernt

En el año nuevo es casi una tradición hablar sobre el tema "planificación", debido a que el momento es propicio y la gran mayoría de las personas está abierta a realizar promesas de nochevieja. Aunque yo prefiera la palabra "propósito" que "promesa", porque creo que el peso es más ligero.

Independientemente de su concepto, una cosa es cierta: se necesita planificar todo lo que nos hemos propuesto a llevar a cabo en nuestras vidas ya sea personal, familiar, educativo y por supuesto, la profesional. Quiero limitarme aquí a este último ítem. La vida profesional cuando es bien planificada tiene grandes probabilidades de tener éxito.

Pero hay una etapa inicial que las personas no notan antes de iniciar esta planificación. Se trata de realizar una autoevaluación de su condición profesional, lo que ha prometido en el último año y no llevó a cabo. Lo que ha logrado y lo que se quedó en el camino. Incluso puede parecer una contradicción: "pero es necesario empezar por el fin". Esta sinceridad consigo mismo lo dejará más fuerte y más apto a construir la nueva planificación.

Después de esta etapa, inicie su planificación. Defina un objetivo macro, a largo plazo, de preferencia para de aquí a diez años. Este debe ser su Norte inspirador. En este contexto se puede introducir algunas metas y algunas etapas a ser cumplidas en el recorrido.

Haga una división de lo que logrará hacer a mediano y corto plazos, en este contexto, empieza lo que debe hacer en el 2018.

Después de realizar este análisis, prepare una etapa de las acciones prácticas que deben ser realizadas y de qué forma. A fin de cuentas, planificar por sí solo no lo conducirá al éxito, pero sí la realización de lo que ha decidido llevar a cabo. En esta parte operacional, necesitará definir lo que hará, de qué forma, en qué plazos y con qué recursos.

Una vez concluidas estas etapas, no debe guardar esta planificación en cualquier carpeta de su computadora. Debe dejarla explícita, para que pueda ser tentado a revisarla de cuando en cuando. Este acto hará que la propia planificación sea actualizada, y por supuesto, llevada a cabo.

Haga esto y verá que el éxito del documento elaborado por usted será una consecuencia. No debe dejar que las buenas intenciones de fin de año se resuman a la nochevieja, evalúese efectivamente, empiece el año con garra, con más responsabilidad sobre su carrera. Sin más, deseo que el 2018 sea de mucha prosperidad.