Así pues, aprovechando el Salón de Detroit (EE.UU es un gran mercado para el GLA), el fabricante de Stuttgart presenta el Mercedes-Benz GLA 2017, con novedades estéticas y, sobre todo, de motores y equipamiento.
A simple vista los cambios en el GLA 2017 no son especialmente profundos, aunque sí destacan unos paragolpes ligeramente modificados, faros LED High Performance (en opción, en vez de Xenón), llantas de aleación en nuevos diseños y un nuevo color de carrocería Beige Canyon, por ejemplo.

La trasera, en especial los pilotos LED (ahora con tres niveles de luminosidad), al igual que el capó de marcados nervios, mantienen el diseño por todos conocido.
El  compacto de la marca alemana ofrece versiones de entre 109 y 381 CV (el GLA 45 también se renueva, claro), aunque realmente la mayor novedad de la gama es una nueva motorización GLA 220 4Matic de 184 CV -de tracción total- que cubre el hueco existente en la gama gasolina entre el GLA 200 (156 CV) y el GLA 250 (211 CV).

Todas las versiones gozan de un coeficiente aerodinámico mejorado, que pasa de 0,29 Cx a 0,28 Cx.
En el habitáculo también hay novedades, como inserciones decorativas en materiales diferentes (aluminio, carbono o tres tipos de madera), detalles cromados -los mandos de ajuste de asientos o la moldura de la guantera central-, nuevos relojes para el cuadro de instrumentos con agujas en rojo o difusores de aire ligeramente retocados.

También hay nuevas tapicerías para las líneas de equipamiento Style (símil de cuero ARTICO/tela Macapá) y Urban (símil de cuero ARTICO/tela Maringá), con nuevos colores.