Tras ser marginado del Dakar en sus ediciones 2014, 2015 y 2016, las principales autoridades de Perú solicitaron a la ASO (Amaury Sport Organization) que este país andino sea nuevamente partícipe de la edición 2018. Durante el desarrollo del Rally Dakar 2017, que recorrió los países de Paraguay, Bolivia y Argentina, del 2 al 14 de enero pasado sobre casi 9.000 kilómetros, los rumores sobre la posible vuelta de Perú a esta aventura cobraron fuerza, especulándose con la intención de que la próxima edición se inicie en su capital, Lima, como ocurrió en el 2013.
Tras ser marginado del Dakar en sus ediciones 2014, 2015 y 2016, las principales autoridades de Perú solicitaron a la ASO (Amaury Sport Organization) que este país andino sea nuevamente partícipe de la edición 2018. Durante el desarrollo del Rally Dakar 2017, que recorrió los países de Paraguay, Bolivia y Argentina, del 2 al 14 de enero pasado sobre casi 9.000 kilómetros, los rumores sobre la posible vuelta de Perú a esta aventura cobraron fuerza, especulándose con la intención de que la próxima edición se inicie en su capital, Lima, como ocurrió en el 2013.

A últimas horas de este domingo, se dio a conocer un escrito en el cual el Consejo de Ministros de este país solicitó a la ASO: "Nuestra intención es que el Perú sea nuevamente anfitrión de la versión del Rally Dakar que se llevará a cabo en el 2018". El documento, que lleva fecha del 13 de enero pasado, está dirigido a Etienne Lavigne, director de la odisea, y aclara en el párrafo siguiente que este Consejo constituirá "una Comisión Multisectorial", la cual coordinaría con la ASO las condiciones y compromisos que deberá cumplir la nación andina para acoger de nuevo la competencia.

De esta manera, Perú busca tener al evento motor más difícil del mundo por tercera ocasión, luego de su participación en el 2012 y el 2013.

Por su parte, las principales autoridades bolivianas del Dakar señalaron extraoficialmente que solicitarán a la ASO, que la edición 2018 del Dakar salga nuevamente de Asunción, Paraguay, y que ingrese directamente a territorio de ese país por las rutas del Chaco paraguayo.